Rechercher

La casa que habito, como (re)construirme emocionalmente




Con todo el movimiento colectivo e individual que estamos viviendo que ha movilizado estructuras que se creían fijas e inamovibles, hoy te quisiera compartir este artículo conectado con mi resentir actual que está en coherencia y en continuidad con el artículo anterior de reencontrarnos con la autenticidad del Ser.


No se trata de un artículo de decoración o de construcción, sin embargo, está íntimamente vinculado a como nos construimos como casa-cuerpo. Cuál es la importancia y la repercusión en la vida física, psico-emocional y energética de construir una base emocional segura que dará estructura a todo el resto de nuestras vidas.


"Mi cuerpo es el templo de mi Alma"

Escribir este artículo me llevo a recordar el cuento de los 3 chanchitos y como fue el proceso desde aquella choza de paja hasta la casa de ladrillos y cemento, y todo el aprendizaje que eso conllevo. Así siento es el proceso que cada uno de nosotros podemos vivir como parte de nuestro desarrollo y evolución personal hasta convertirnos en una casa que elegimos habitar plenamente, una casa sana que respira y que hemos construido, modificado a lo largo de la vida y de las experiencias vividas y que cuenta hoy, aquí y ahora con una base segura.



La primera casa en la que vamos a vivir, la vamos a comenzar a construir ya desde el vientre materno y hasta los primeros años de vida.

Durante ese primer período de gestación en el vientre materno, se van a tejer los primeros vínculos relacionales, con nuestras figuras de apego. Ya vamos a saber cuánto somos aceptados por quienes somos, cuanto somos queridos, cuanto hemos sido deseados, lo que va a permitir construir una base de seguridad emocional, o no.


El vientre materno es nuestro primer lugar de ancrage y va a marcar luego nuestro ancrage a nivel de los pies con el suelo y con ello el ancrage a nuestras vidas, a nuestro cuerpo, a nuestra respiración, a nuestras relaciones vinculares y afectivas, a nuestro desarrollo creativo, al deseo, a lo material.


Los primeros años de vida, en alguien con una base segura emocionalmente hablando, van a ser la prolongación de este estado de seguridad que se generó en el vientre. El niño podrá así construirse con una base sólida, estable que le permita construir esa casa-cuerpo y habitarla plenamente.

En contrapartida muchas veces el niño deberá renunciar a parte de sus impulsos y adaptarse a lo socialmente aceptado, pero eso no será problema porque globalmente tiene la aceptación de sus figuras de apego. Esta aceptación será la base sobre la cual se asentará la personalidad y el carácter.


En un niño en el cual su base de apego no es tan segura, tan estable, las formas de pensar, de comportarse, las creencias, de las figuras de apego por, sobre todo, forjaran esta estructura, que vendrá a limitar la elección y contacto con las necesidades esenciales de expresión, de afecto y de emoción. 


A nivel físico el cuerpo al estar desconectado de las sensaciones vivirá un placer muy limitado. Se podrá así percibir una casa-cuerpo, sin luz, apagado, abandonado, sin energía de vida que circule por él. Un cuerpo envejecido, sin brillo, opaco, gris, rígido que condiciona la capacidad de elegir.



La segunda casa, se puede decir que estará construida cuando una vez la persona adulta pueda revivir los recuerdos de la infancia o de las experiencias que le han causado tensiones y bloqueos y los puede aceptar, resolver y vivir plenamente el momento presente. 


Dirigiendo la energía al presente revitalizando al cuerpo. Eligiendo vivir conectado al sentir del cuerpo, lleno de belleza, de sensualidad, de chispa.

Es un momento en el cual la persona ya se habrá despegado de su rol de víctima, de agresor, de rescatador, y habrá comenzado a empoderarse de su propia vida, pasando a ser el protagonista de su vida cada día.


La conexión con el alma y el cuerpo se verá reflejada en la forma de ser y estar en cada momento conectado con las necesidades y el sentir, vivir y disfrutar con plenitud integrando cuerpo, mente y alma. 


Con la relajación de las tensiones y la expresión emocional se facilitará la percepción de movimientos y de los segmentos corporales bloqueados, los contenidos emocionales, los recuerdos necesarios para encontrarse a sí mismo.


Es importante aclarar que, salvo excepciones, en la mayoría de los casos todos contamos con una estructura de carácter, más allá de que esta sea más o menos estable siempre la hay y esta va a conformar lo que en análisis reichiano y bioenergético llamamos, armadura caracterial.

En esta armadura se podrán “leer” como los sentimientos, las emociones y los pensamientos se movilizan ya que lo que el cuerpo expresa es lo que el cuerpo necesita.

Y tu, ¿qué tipo de casa quieres ser?

¿Como puedo reconstruirme a lo largo de mi vida teniendo en cuenta mi proceso de desarrollo y de evolución personal?


Cada uno de nosotros puede elegir como quiere que sea esta casa-cuerpo, ya que en todo momento puede tomar el camino de reconstrucción. Muchas veces, así como una casa, las señales vendrán a mostrar donde se tiene que hacer foco y reparar. Habitar esta casa-cuerpo implica animarse a dar un paso más allá de la puerta de entrada, implica vivirla, vibrarla


Implica, tomar consciencia que es más difícil intentar sostener una fachada, una apariencia que pone en tensión toda la estructura, todo un cuerpo lleno de contracturas que impiden una libre circulación energética, que comenzar a desmontar y rearmar la casa que quieres ser con elementos más apropiados para este momento en el que estas aquí y ahora.


Puedes hacer una auto observación teniendo en cuenta que un cuerpo vivo, sano, es un cuerpo que trasmite información sensible sobre, las intenciones, sobre los sentimientos, sobre la personalidad, sobre las posturas, sobre las expresiones faciales, sobre la apariencia.


¿Soy propietaria de esta casa que es mi cuerpo, mi personalidad, mi apariencia, perder las llaves de esta casa que implica?


Implica quedar atrapado en un patrón de funcionamiento corporal en el que los deseos, los recursos, los sentimientos han sido vividos con mucha intensidad. Implica vivir con la parte instintiva del ser en permanente activación, lo cual produce una reducción de la motilidad, de la percepción que puede dar origen a síntomas y enfermedades, así como a problemas relacionales. Un ejemplo de esta reducción puede ser la reducción de la respiración torácica para evitar todo contacto con los sentimientos.


¿Es así como quiero vivir?  y sino, que tengo que cambiar, donde, ¿cómo?


Para llegar a este punto de reconstrucción, el trabajo con uno mismo será un pilar fundamental para sanar, para reencontrarse. En este proceso, mi rol como terapeuta será el de quien guía y acompaña a destronar al Ego, a sostener el despertar a esta sanación ya que se va a crear una alianza terapéutica.


A nivel corporal el acompañamiento estará centrado en,

  •  “Cimentar” la base de la confianza y la seguridad en tu cuerpo a través de posturas de enraizamiento que permitan fortalecer y estabilizar piernas y pelvis. 

  • Reforzar tu fortaleza y tu determinación utilizando tu energía y trabajando tu plexo y tu columna.

  • Regular el flujo de tu respiración para devolverle al cuerpo su vitalidad.

  • Poner en práctica herramientas que te permitan conectar con tu organismo.

  • Reconectar con la sensibilidad de tu cuerpo y de tu mente a través del movimiento somático.

  • Realizar ejercicios de respiración para autorregular tus estados de inestabilidad, inquietud, incertidumbre y ansiedad

Podrás lograr así,

  • Mas Autoconocimiento y posibilidad de elegir

  • Un continuo crecimiento

  • Ser protagonista de tu salud 

  • Ser protagonista de tu vida

  • Conectarte a tu ser

  • Elegir sentir

  • Crear la fusión perfecta y enraizarla

  • Integrar todas tus partes y enraizarlas


Estoy en perfecto equilibrio. Estoy física y emocionalmente conectada y curada. Estoy libre de preocupación y estoy en paz con quien soy. Louise Hay

Si te intereza conocer más sobre el tipo de acompañamiento que propongo, me puedes contactar a katherine@espaceambar.be


Espero que el artículo de hoy te motive en tu camino de sanación.

Leo tus comentarios, por e-mail a katherine@espaceambar.be o puedes dejarlos directamente aquí al final.

Puedes seguir EspaceAmbar en

Instagram

https://www.instagram.com/

Facebook

https://www.facebook.com/espaceambar.be

Youtube

https://www.youtube.com/channel/UCR9u-tuC64P2FCzqwiAt4ow?view_as=subscriber

Teniendo en cuenta las circunstancias que estamos viviendo con el Covid, la agenda será actualizada una vez que las medidas de seguridad sean más claras. Mientras puedes consultar regularmente la agenda o abonarte a la newsletter.

https://www.espaceambar.be/

Katherine C. López


14 vues
katherine@espaceambar.be
​N° d'entreprise BE0524.731.002        Bruxelles | Belgique
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social de YouTube
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • SoundCloud sociale Icône